Con una defensa de bloque compacto que le negaba el balón a Sánchez

El conjunto texano había sido la bestia negra del LAFC, a quien venció en los dos partidos de la fase regular, pero este domingo dio una imagen muy pobre. En cambio, el equipo dirigido por Steve Cherundolo, que puso como titular al italiano Giorgio Chiellini y en el que un día más se quedó sin jugar el galés Gareth Bale, disparó 22 veces (10 a puerta) y sacó 11 córners (dos de sus goles llegaron en saque de esquina). Replegado en su campo, el Austin le cedió la iniciativa al LAFC, que dio los primeros avisos -sin mucho peligro- con un disparo flojo de Arango y un tiro desviado de Acosta tras una mala salida de Stuver. Con una defensa de bloque compacto que le negaba el balón a Sánchez, la brújula en el centro del campo de los angelinos, el Austin empujó al LAFC a entrar por las bandas o con un juego más directo. Ahí encontraron su escenario ideal un hiperactivo Palacios y la velocidad de Bouanga, quien, en un contraataque, entró como un cuchillo hasta el área pero ni él ni Arango en el rechace pudieron inaugurar el marcador. Más clara aún fue la ocasión en el minuto 17 de Cifuentes, que sorprendió descolgándose desde la segunda línea y cuyo seco disparo acabó en el palo. No había noticias del Austin, inofensivo desde el comienzo, mientras que el LAFC buscaba una y otra vez la espalda de la defensa rival con el tridente Vela-Arango-Bouanga combinando cada vez con más soltura. Acechaba el gol el LAFC (Bouanga tuvo otra oportunidad clarísima tras un pase en diagonal de Vela) pero el merecido gol al dominio local llegó en el 29 con un cabezazo impecable de Arango en un córner. El LAFC siguió atacando a unos centrales del Austin con enormes problemas para defender los balones en largo. Vela rozó el segundo en su enésima diagonal desde la banda derecha y Cifuentes también estuvo a punto de noquear desde fuera del área a un Austin muy decepcionante en los primeros 45 minutos, con Driussi y Fagúndez desaparecidos y que tuvo suerte de irse al vestuario solo 1-0 abajo. Sin demasiada convicción, el Austin dio un pequeño paso al frente en la reanudación frente a un LAFC en el que Ibeagha sustituyó a Chiellini. En el 57 pudo haber sentenciado el LAFC con una doble oportunidad: primero Vela no acertó con un cabezazo franco en el área pequeña y, en la misma jugada, Hollingshead se sacó un misil que detuvo Stuver. El Austin dejaba cada vez más huecos atrás y Arango lo explotó atacando por la izquierda. Sin embargo, el control del LAFC tuvo premio de nuevo a balón parado, cuando Urruti, que acababa de entrar al campo, se metió en el 61 un balón en su portería tras la salida de un córner. En un quiero y no puedo constante, el Austin buscó sin muchas ideas la portería rival pero en el 81 recibió el mazazo final del LAFC con un zurdazo de Opoku.
Artículo Anterior Artículo Siguiente